Mi vecina desde hace mucho que me zorreaba pero nunca había pasado nada entre nosotros, hasta que un buen día toco a mi puerta, me pidió que por favor le diera un poco de sexo, su coño estaba a reventar, así que no me pude negar a tal situación, así que nos montamos tremendo polvo, donde me la folle muy duro con mi enorme polla.

Follando con la mujer de mi vecino



Escribir comentario