Como todos yo tenia a una maestra que tenia un cuerpo muy sexy, siempre lucia tremendos escotes que me ponían muy cachondo, un buen día nos quedamos solos en el salón, ella por algún razón me comenzo a seducir, me contó que su marido ya no la tocaba desde hace mucho, yo me use muy cachondo, ella lo noto y me saco la polla, me dio una buena mamada y me la folle…




Escribir comentario