Mi mujer y yo llevamos más de 20 años de casados, así que la rutina en el sexo llego, hace mucho que no teníamos intimidad, pero un tiempo acá hemos probado cosas diferentes, así que esta vez hemos cumplido la fantasía de mi mujer, que quería probar el sexo interracial, así que le traje a este negro con el que se puso a follar frente a mi.





Escribir comentario