Con esto de la crisis a una sola persona ya no alcanza para alquilar un piso, por eso esta madurita rubia se ha visto en la necesidad de conseguirse a un compañero de piso, por suerte le toco uno muy guapo y musculoso, así que ella no se resistió las ganas, lo sedujo y se lo llevo a la cama, donde se pusieron a follar muy duro.


Ampliar »